Cómo independizarse y no morir en el intento en 8 pasos

alquiler-de-habitaciones ene. 25, 2020
Mamá, papá, he decidido que voy a independizarme.

Independizarse es uno de esos procesos que representan un punto de inflexión en la vida de una persona. A veces sentimos una necesidad que nos impulsa a aventurarnos, y otras veces no nos queda más remedio ya que en la sociedad en la que vivimos, la emancipación es ley de vida.

Si bien es cierto que es una experiencia que uno ha de experimentar en sus propias carnes y de un modo u otro al final cada cual se las arregla como puede, nunca viene mal tener en cuenta unos consejos que podrían facilitarte la vida.

Consejos que se deben tener en cuenta para independizarse

Como ya te imaginas, la emancipación es un proceso personal y depende de innumerables factores que pintarán la experiencia de un color u otro, pero con la esperanza de que te pueda servir de ayuda, aquí van mis consejos.


1. Piénsatelo bien

Cuando somos primerizos solemos tener una idea esteriotipada de lo que implica independizarse, y lo más probable es que la realidad diste bastante de lo que tenemos en la cabeza.

Libertad absoluta, fiestas con los colegas, autosuficiencia sin restricciones... ojalá sólo fuera eso, pero no, independizarse no es precisamente un camino de rosas y será un proceso vital en el que empezarás a conocer partes de ti mismo que nisiquiera conocías, te darás cuenta de que las cosas no eran como pensabas, te enfrentarás a nuevos retos, y en definitiva, notarás cambios importantes en tu vida.

Así que, antes de precipitarte, si tienes la suerte de que dependa de ti, piensate bien si realmente quieres independizarte.


2. Procura tener dinero ahorrado

Si te encuentras en la tesitura de poder decidir si independizarte o no, una vez más, no te precipites y asegúrate de contar con los medios suficientes para dar este paso.

Vivir por tu cuenta no va a ser gratis, vas a tener gastos, muchos más de los que te imaginabas, así que antes de dar el paso revisa tus cuentas y en general tu situación económica, tal vez no sea el mejor momento para cambiar de piso y esperar a tener algo más de dinero sea una decisión inteligente. ¿Te imaginas empezar a compartir piso con nuevos compañeros y a los dos meses tener que volver a casa de tus padres con el rabo entre las piernas porque no puedes asumir los gastos?


3. Infórmate sobre los trámites necesarios

Independizarse es el acto de volverse independiente, y como tal, empezar a depender de uno mismo, no sólo socialmente sino tambien de forma legal o burocrática.

Comenzar a vivir en otra vivienda de forma legal requiere de ciertos trámites solventar, como por ejemplo solicitar la ficha de empadronamiento, el cambio de domicilio en tu documento de identidad, etc.

Tener toda la documentación al día te evitará quebraderos de cabeza cuando menos te lo esperes; siempre es mejor prevenir que curar


4. No te olvides de tu familia

¿Has oído hablar alguna vez del síndrome del nido vacío? Es un estado de cierta tristeza y pena que muchos padres experimentan cuando los hijos se van de casa, y no es de extrañar puesto que los lazos que se generan durante tantos años de afecto y convivencia generan una dependencia que no es fácil de ignorar.

Está claro que no todas las relaciones son iguales, desgraciadamente para algunas personas la emancipación es precisamente un intento de librarse de las personas que le rodean, pero en la mayoría de los casos, padres e hijos se echan en falta mútuamente, así que nunca viene de más tener una conversación con ellos y explicarles los motivos que te han llevado a tomar esa decisión.

Si eres de los que presumen de llevarse bien con sus padres y/o hermanos, no pierdas nunca la oportunidad de visitarles, llamarles y tratar de conservar una buena comunicación con ellos, al fin y al cabo, son las personas que siempre van a estar ahí. Y si no es tu caso, no te preocupes, conozco historias en los que la relación ha mejorado cuando se ha puesto cierta distancia de por medio, así que no pierdas el optimismo, y recuerda, "no hay mal que por bien no venga".


5. Adáptate a tu situación laboral

Uno de los condicionantes a la hora de independizarte será tu trabajo. Primero porque necesitas un medio para subsistir, y a menos que seas un sortudo, dependerás de un trabajo para pagar el alquiler. Y segundo porque será a lo que dediques la mayor parte del tiempo, y conviene que haya una armonía entre tu nuevo hogar y tu trabajo.

Si tu sueldo es modesto, compartir piso con amigos o alquilar una habitación, serán mejores opciones que alquilar una vivienda o alquilar un piso entero. Obvio.

Otro factor determinante será la ubicación de tu trabajo, y amenos que lo tuyo sea trabajar desde casa, tener tu domicilio cerca del trabajo es algo que agradecerás y valorarás con el tiempo.


6. Busca, compara y habla con los propietarios

Una de las buenas noticias es que hoy en día hay muchas plataformas web de alquiler de habitaciones, alquiler de pisos, compañeros de piso o piso compartido, sin ir más lejos, estás en el blog de una de las mejores, DropHousing :P.

Gracias a internet, podemos buscar piso desde casa, y no sólo eso, podemos buscar habitaciones en Barcelona, compañeros de piso en Madrid, alquiler de pisos en Sevilla, y así, una infinidad de opciones sin movernos de casa, y lo mejor de todo es que podemos contactar directamente con los propietarios, conocer a nuestros futuros compañeros de piso y elegir la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades, y cuantas más consultas hagamos, mejor.

Compara tantas opciones como puedas, en la mayoría de las plataformas podrás filtrar los resultados de la búsqueda por precio, por fecha de publicación, etc. Si quieres una lista de las mejores plataformas de alquiler de habitaciones, he aquí un arículo muy interesante.

Por último, no olvides hablar con los propietarios, así te asegurarás de que el anuncio es verídico y también de que ambos estáis interesados en hacer un trato. La voz o la interacción directa entre personas es mucho más recomendable que la comunicación mediante mensajes.


7. Escoge a tus compañeros de piso

Dependiendo del contexto, no siempre te va a ser posible, pero si tienes la posibilidad de elegir a las personas con las que vas a compartir piso, hazlo.

Para la convivencia es importante que se cumplan y respeten ciertas normas, en ocasiones pactadas y en otras implícitas, como por ejemplo el orden, la limpieza, el respeto, la higiene, etc. Y ya sabemos que todos tenemos nuestras manías y nuestra percepción de la convivencia, así que para evitar que nuestra estancia se convierta en un suplicio conviene conocer a nuestros compañeros de piso.


8. Mentalízate para cambiar de hábitos

Al independizarnos nuestra vida cambia, y con ella, también nuestras rutinas y hábitaos. Tendremos que cocinar, fregar, hacer la compra, limpiar, hacer la colada y un sinfín de tareas domésticas a las que probablemente no estábamos habituados, o al menos no con la misma intensidad.

Mentalizarse para el cambio ayudará a que estemos dispuestos a afrontar nuestra nueva vida y no desilusionarnos o caer en la frustración.

DropHousing

Plataforma web de alquiler de habitaciones, pisos y compañeros de piso.